sábado, 28 de abril de 2012

Machinarium, análisis


La historia de "Machinarium" se remonta al año 2009, fecha de salida inicial del juego en formato Windows, Mac y Linux. Durante un período de tres años siete amigos checos cumplieron su sueño, desarrollar su propio videojuego (con un presupuesto realmente ajustado). Hoy en día el juego a sido portado a casi todos los sistemas posibles y podríamos calificarlo como uno de los juegos más originales de los últimos tiempos. Su paso por los dispositivos de Apple le ha sentado de maravilla, mejorando lo que ya vimos anteriormente. A continuación os mostramos sus secretos.

"Machinarium" es una aventura gráfica point and click a la antigua usanza que en ciertos momentos es capaz de innovar ciertos matices dando una frescura al género que se hace de agradecer. Visualmente el juego es una gozada. De principio a fin tenemos unos escenarios alucinantes, bellísimos y con un sello de identidad propio que posteriormente han intentado copiar con menos acierto. La originalidad en sus situaciones, lo bonito que resulta su lenguaje universal basado en signos y la gran personalidad de todos los personajes... brillante, los gráficos hablan por si mismos pese a carecer de diálogos. El arte y la narrativa se funden dando como resultado un litografía preciosa y llena de magia. Su historia nos traslada a un futuro excesivamente tecnológico y contaminado, donde encarnaremos el rol de un robot que a base de viñetas nos cuenta su trágica historia. No os la voy a contar porque el propio juego le hace de forma escalonada (empezamos sin saber absolutamente nada, lo que nos induce a ir masticando poco a poco los fragmentos contados). Lo que si que os cuento es que el tono Steampunk esta presente, y mola mucho.

 Los puzzles son la otra parte importante del juego de Amanita Design. Quitando de un par que pueden resultar algo más enrevesados que el resto, los puzzles son ingeniosos, divertidos, alocados e incluso espectaculares en algunos compases. La forma de guardar los objetos de nuestro robot protagonista es muy graciosa, y la posibilidad de estirarlo de arriba hacia abajo dan más opciones jugables de las que uno pudiera pensar. En algunos compases el título también es capaz de atreverse con los puzzles clásicos, si bien su duración es algo limitada, también logran captar nuestra atención a la perfección (tenemos uno tipo Space Invaders). La interacción de nuestros dedos con los distintos ítems que podemos recolectar es correcta, aunque en algunos momentos puede resultar imprecisa si los objetos están demasiado cerca entre sí. En cuanto a la cantidad de ítems, no podremos transportar más de media docena, reduciendo la posibilidad de llevar medio juego objetos absurdos para combinarlos de forma más absurda aún.

Cierran el apartado artístico una banda sonora muy acorde a las circunstancias, básica en algunos compases, más movidas en otros, pero sobre todo de un estilo metálico y sintetizado muy apropiado.


Una pena que su duración no sea más elevada, ya que por lo demás es un juego como la copa de un pino. Muy recomendable, tanto los amantes de las aventuras más clásicas como para los que están empezando en el mundillo.

Nota: 8'5

Descargar juego App Store


0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres un trailer para tus juegos?