jueves, 31 de mayo de 2012

Canabalt, análisis



"Canabalt" es un plataformas a la carrera lleno de trampas y obstáculos donde el mayor reto que tenemos es alcanzar el mayor número de metros posibles. Quizás a día de hoy se queda un poco corto en cuanto a opciones que pueden ofrecer otros títulos del género. Solo una modalidad distinta y sin ítems especiales que recolectar ni power-ups que emplear cuando las cosas se ponen difíciles. Lo que sí que tenemos que cuidar son nuestros reflejos ya que cuando la velocidad alcanza un ritmo vertiginoso medir los saltos se convierte en algo realmente complejo. Y más si tenemos en cuenta que en ocasiones tenemos que saltar dentro de los edificios, siendo necesario traspasar una ventana situada en algún punto más complicado de alcanzar. Sin embargo, su tándem jugable-técnico logran proponer al jugador una experiencia única y muy adictiva.

El título se maneja con tan solo un golpe en la pantalla. Cuanto mayor es nuestra incisión en ella mayor es el salto de nuestro protagonista. Y podéis estar tranquilos que la respuesta es completamente perfecta.


Gráficamente es un plataformas a la carrera mucho más limitado que otros que hemos probado. Sin embargo, su excelencia en la atención por los detalles es lo que conforma un apartado muy notable. Los efectos de partículas al impactar con las ventanas, edificios derruidos en tiempo real, las palomas que huyen tras nuestro paso a sus pies... Sencillamente genial. El escenario tiene hasta tres capas distintas de acción, la primera donde se desarrolla nuestra actividad, y dos más traseras donde se dan un conglomerado de destrucción lleno de humos, edificios reventados y robots cual guerra de los mundos. La verdad que el juego esta construido a base de primitivas gráficas con un poco de pixel-art en escala de grises, si sois un poco retro seguramente os encantará.

Soberbia banda sonora, no hay duda. Compuesta en apenas un noche, sus tres melodías destilan más calidad que muchas bandas sonoras enteras. El artífice, Danny Baranowsky, nos deleita con temas dinámicos, fluidos y cañeros que recuerdan genialmente a la época del FastTracker. Los efectos de sonido muy detallistas terminan por rematar un apartado de bandera. Una pasada.

"Canabalt" es un juego genialmente programado, diseñado al milímetro y con unos matices visuales sorprendentes. Sin duda, uno de los mejores juegos de plataformas a la carrera que puedes encontrar en el mercado. Por menos de lo que cuesta un cafe tenéis diversión para rato. Como no existe versión lite podéis entrar en la página web oficial del juego original en flash para probarlo gratuitamente. Alucinante que un título como éste haya sido desarrollado en apenas dos semanas.

Nota: 9



0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres un trailer para tus juegos?