miércoles, 26 de septiembre de 2012

Wild Blood, análisis


"Wild Blood" es un hack and slash para iOS que nos cuenta la historia del Rey Arturo desde un punto de visto algo distinto a lo que estamos acostumbrados. Empujado por la locura tras la traición amorosa de Lancelot y su mujer Ginebra, cae en la trampa de su hermana Morgana que ha abierto las puertas del infierno. Formas demoníacas cobran vida por doquier, capturando y recluyendo a Ginebra en la isla de Ávalon. Lancelot comenzará una cruzada para acabar con los repugnantes seres del infierno y el propio Rey Arturo. Interesante propuesta en el primer juego de Gameloft que emplea la tecnología de Unreal Engine.


A nivel jugable el título de Gameloft nos da una de cal y otra de arena. En la primera partida nos hacemos fácilmente a los controles, si bien en está ocasión permanecen anclados por completo sin posibilidad de cambiarlos a nuestro antojo como en otros títulos de la casa desarrolladora. Todos los botones están colocados en una buena posición como para ofrecer una correcta experiencia de juego. Stick izquierdo para movernos por el escenario y cuatro botones extra en el lado derecho para atacar, emplear magias y esquivar. Realizar combos es muy sencillo y apenas requieren de un gran esfuerzo para llevarlos a cabo (vamos desbloqueando con el paso de los niveles nuevos ataques de mayor potencia). Sin embargo, disparar con el arco o lanzar proyectiles desde las ballestas que hay repartidas por el escenario sí que es algo más tosco y duro de roer. El sistema de cámaras es automático, dejando vendido al personaje en ciertas ocasiones con muertes algo injustas y desagradables. Podemos mover libremente dicha cámara, pero su velocidad es excesivamente lenta y entre tanto botón tenemos muy poco espacio libre como para trazar el movimiento de giro con nuestros dedos. Pese a todo, podemos hablar de un sistema de combate más que notable donde machacar botones resulta divertido, vistoso y nada aburrido. 

Los distintos niveles resultan atractivos, amplios y variados. Todos están repletos de caminos secundarios, enemigos, trampas, damiselas que rescatar y cofres del tesoro que atracar (los cuáles incluyen un original mini juego de puzzles que se escapa de la aventura principal). Tenemos enemigos por tierra y aire, siendo de agradecer la tremenda variedad de criaturas del infierno que podemos aniquilar. La jerarquía de enemigos que tiene lugar en cada fase es un factor muy a tener en cuenta, tenemos esbirros, súbditos algo más potentes, jefecillos de poca monta y final bosses de escándalo (deberemos derrotarlos a la antigua usanza, siempre tienen un punto débil que debemos localizar y acribillar). Una pena que su curva de dificultad este tan poco equilibrada, con enemigos mucho más potentes en lugares donde no corresponde, y final bosses de dificultad muy dispar. Una autentica pena, ya que merma muchísimo la experiencia de juego final y resta ciertos puntos de su valoración final.



Uno de los mayores aciertos de "Wild Blood" es su sistema para mejorar al personaje. De esta forma se escapa un poco del tradicional sistema de juego para introducir pequeños tintes de RPG que suponen todo un soplo de aire fresco. No obstante, vuelve a tropezar con la misma piedra y lo que en un principio es una pasada acaba siendo un reclamo para que nos gastemos los cuartos en la tienda virtual. Cada enemigo abatido nos proporciona monedas, del mismo modo que los jefes finales suponen una fuente de ingresos muy a tener en cuenta. Aun así, no es suficiente como para que podamos acceder a todas las mejoras o armas del personaje sin pasar por caja. Las armas que podremos emplear serán tres: una potente espada, dos hachas increíblemente afiladas y un arco de gran alcance. Divididos en seis atributos distintos, podremos mejorar por niveles cada una de ellas. Nuestra destreza de combate, el daño que infligen y la posibilidad de realizar un golpe critico, se unen a los tres campos de ataques mágicos disponibles: fuego, hielo y rayo. Del mismo modo también podemos mejorar nuestra armadura de combate, aumentando nuestra vida total, la velocidad y energía de nuestros movimientos o la regeneración del manà para los ataques divinos.

Técnicamente, el Unreal Engine se hace de notar en todos los matices que rodean al juego. Los escenario son brutales, inmensos, plagados de detalles y llenos de efectos de iluminación y partículas. Las animaciones de los combates nos dejan un estupendo sabor de boca, con un montón de combos diferentes según el arma que empleamos en cada combate. Del mismo modo, la cantidad de enemigos son una pasada y el número de ataques de cada uno sobresaliente. Amén por las bestias gigantes que pueblan el universo de Gameloft, le dotan de un aire épico brutal. Los cielos y el diseño de producción de los escenarios también nos han sorprendido gratamente. "Wild Blood" goza de un universo propio que nos hace pensar que Gameloft es capaz de mostrar cosas más originales y diferentes de lo que nos muestra habitualmente. 


El apartado sonoro también es capaz de brillar con luz propia. Si bien la melodía principal nos recuerda demasiado al main theme de "Juego de Tronos", el resto de elementos suponen toda una gozada para nuestros oídos. Con unos buenos auriculares en nuestro poder seremos capaces de flipar en colores. Cada nivel tiene una melodía diferente, las cuales se funden junto con el repertorio de efectos de sonido dando un resultado sobresaliente. Sonidos para el acero de nuestra espadas, impactos en todo tipo de superficies y gruñidos para las bestias que nos atacan. Rematan la faena las voces incluidas para cada personaje y el narrador en OFF que cuenta la historia. Por cierto, las voces nos llegan en inglés y con una calidad algo inferior a lo acostumbrado. 

"Wild Blood" es posiblemente el mejor juego que Gameloft haya sacado al mercado en toda su historia. Sin embargo, a mitad del desarrollo se pierde en una maraña creada por si mismo en la que peca de una dificultad poco equilibrada y un sistema de mejoras de atributos del personaje al que le gusta demasiado el dinero de nuestro bolsillo. Si nos centramos solamente en su historia, el apartado técnico y en su desarrollo inicial hasta el séptimo nivel, hablamos de una experiencia realmente excelente y épica. Sin embargo, no podemos olvidar lo mencionado anteriormente, ya que es el otro 50% del producto final. Aún así se convierte en un juego muy recomendable y en el mejor hack and slash que hay ahora mismo en el mercado iOS. 

Nota: 8'5

Descargar juego App Store


FICHA DEL JUEGO

Esta App se ha desarrollado tanto para iPhone como para iPad
  • 5,99 €
  • Actualizado: 02/11/2012
  • Versión: 1.0.2
  • Tamaño: 771 MB
  • Idiomas: Español, Chino, Inglés, Francés, Alemán, Italiano, Japonés, Coreano, Portugués, Ruso
  • Desarrollador: Gameloft S.A.
Pegio +12
  • Poco frecuente/ocasional Blasfemias o humor vulgar
  • Frecuente/Intenso Violencia en dibujos animados o en imágenes fantásticas
  • Poco frecuente/ocasional Violencia realista
Requisitos: Compatible con iPhone 3GS, iPhone 4, iPhone 4S, iPhone 5, iPod touch (tercera generación), iPod touch (cuarta generación), iPod touch (5ª generación) y iPad. Requiere iOS 4.3 o posterior. Esta app está optimizada para iPhone 5.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres un trailer para tus juegos?