lunes, 21 de enero de 2013

Jelly Defense, análisis



Los juegos de torres, junto con las aventura gráficas y la estrategia, se antojan como los géneros más apetitosos a la hora de jugar en dispositivos móviles. Intuitivos, divertidos y súper fáciles de manejar, es un auténtico placer poder llevarlos contigo a cualquier lugar gracias a nuestro dispositivos de la gran manzana. Hacía mucho tiempo que "Jelly Defense" estaba en el punto de mira, y la verdad que ahora que lo hemos probado os podemos garantizar que es uno de esos títulos que te deja absorto desde el comienzo hasta el fin. Comenzamos. 

"Jelly Defense" es un juego de torres con todas las de ley. El escenario en perfecto blanco y negro, nos indica las casillas donde podemos plantar nuestras adorables torres a la vez que nos presenta las zonas por donde surgen nuestros implacables  enemigos. A partir de aquí, los minutos siguientes se convierten en todo un festín de proyectiles multicolor. Tenemos torres que disparan munición de un color básico y otras capaces de lanzar varias gamas cromáticas, de corto y largo alcance, incendiarias y tanques con gran rango de visión, entre otras (tenemos un total de 10 diferentes). Todo lo que se podría esperar de un torres de manual, si bien en ocasiones surgen factores que se escapan de la tónica general, con árboles mágicos o enemigos que no regalan ítems interesantes, como alguno de los 8 distintos que nos permite causar un terremoto. Del mismo modo, los enemigos también pueden ser de distintos colores y pueden venir de todos los flancos posibles. Muchas veces deberemos repetir el nivel en varias ocasiones y estudiar el comportamiento de los enemigos en las distintas oleadas (el script aquí es siempre el mismo). En cuestión de segundos una partida en la que dominabas todo el cotarro, se vuelve en tu contra para acabar en la cuneta. La estrategia se convierte en un pieza clave, y por ello es muy importante medir nuestros gastos. Cada enemigo nos otorga varias monedas tras su muerte, con ellas podremos comprar nuevas torres o subir el nivel de las actuales (solo cambian de tamaño, hubiese sido muy cool alguna transformación). Como siempre, tendremos una zona 0 donde todo acaba en destrucción. Se hace de agradecer que para la ocasión en lugar de una típica de barra de energía, los bichejos maléficos nos roben unos cristales de colores. Cuando roben la última piedra mágica... se acabo.


Todo el conjunto técnico del juego es una pasada. Desde su original planteamiento gráfico    hasta su aspecto sonoro. Su original mezcla entre lo cartoon y la plastilina, le hacen ganar muchos enteros tanto en el campo de batalla como en la elección de niveles. Y es que en lo anterior, podemos rotar 360 grados el mundo en el que nos encontramos, buscando el siguiente nivel. Todo muy visual, muy bonito y mejor representado gracias a una sinfonía de colores adorable. Lo referente al apartado sonoro, todo alcanza una calidad sobresaliente. Desde sus melodías algo poperas hasta las voces de los pequeños protagonistas. Un auténtico desfile de calidad en cada uno de los niveles (la BSO la podéis comprar a través de iTunes, por cierto). 


"Jelly Defense" es un juego de torres fantástico. No solo es divertido y súper fácil de manejar, es que en lo técnico tira la casa por la ventana mostrando un mundo de fantasía completamente vivo y que se mueve en perfecta armonía al compás de la música. Quizás su dificultad sea un punto a tener en cuenta, ya que podemos situarlo un escalón por encima de la media, requiriendo de gran dedicación completar algunos niveles (su campaña consta de unas 20 misiones). Exquisito (la barrera del idioma también es verdad que le hace perder algunos puntos a su favor). 

Nota: 9

Descargar Jelly Defense App Store



0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres un trailer para tus juegos?