miércoles, 30 de abril de 2014

Oceanhorn: Monster of Uncharted Seas, análisis...


"Oceanhorn: Monsters of Uncharted Seas" llegó a la App Store a finales del año pasado con mucha expectación de por medio. No es de extrañar, ya que llevaba en desarrollo una larga temporada y cada nuevo paso que daba por la red se hacia eco en todos nuestros corazones. Parecía ese gran juego que la plataforma necesitaba irremediablemente para ser considerada con más seriedad, y la verdad que no podemos decir lo contrario. Prueba de ello es el premio que se ha llevado en nuestros premios iGZ Awards 2013 a Mejor Juego del Año y el reconocimientos de otras tantas webs internacionales que solo tienen palabras bonitas para esta pequeña joya de iOS.

La historia del juego comienza en Arcadia, reino que antaño guareció de gran ingeniería y magia y que desgraciadamente menguó tras una oscura guerra que dejó todo en un simple y vago recuerdo. El señor oscuro Mesmeroth, lideró los ejercitos de Direfolk contra el mágico pueblo de Arcadia, logrando desenterrar de las profundidades de la tierra una masa de energía oscura que había quedado oculta tras la creación del mundo (conocida con el nombre de Triloth). La luz del mundo fue apagándose poco a poco y la esperanza de los hombres se esfumo para siempre tras aquella catástrofe. De la magia oscura llegaron tres monstruos diferentes, y pese a su grandísimo poder, tan sólo uno de ellos logro sobrevivir hasta nuestras fechas. Nuestra historia comienza con la partida de nuestro padre en busca del tercer monstruo, llamado Oceanhorn. Tras una fría noche, despertaremos solos en casa, con una carta que nuestro Padre nos ha dejado junto con su viejo diario y un misterioso collar que pertenecía a nuestra querida madre. Nuestro viaje, lleno de preguntas sin respuesta, comenzará aquí...


A nivel jugable, el título se parece muchísimo a "Zelda", aunque os avisamos que sería un tremendo error desaprovechar la oportunidad de jugarlo pensando que es un clon del título de Nintendo. El juego de CornfoxBros tiene sus propios valores, sus pequeños puzzles y engranajes que hacen de él una experiencia única en el catálogo de la plataforma. Así que nuestro principal consejo es que no os dejéis engañar por las apariencias. Tenemos un botón principal para realizar las acciones básicas como empuñar nuestras espada o leer textos en pantalla, y un segundo botón donde se albergan un montón de poderes diferentes. En la parte izquierda se distribuyen nuestras magias de elementos vitales como el aire, el fuego o la vida, mientras que en la derecha se van añadiendo nuevos objetos que recogemos de cofres especiales (entre ellos arcos, flautas mágicas, botas o escudos). Todos los controles son sencillos e intuitivos (pese a la cantidad de opciones), siendo uno de los juegos que mejor se dejan jugar en una pantalla táctil pese a contar con un odioso stick virtual. Por nuestra parte, hemos jugado el primer 50% de la aventura con control táctil y el 50% restante con el Controller Stratus SteelSeries. Sin duda, gana por goleada la segunda opción, aunque no disponer de dicho controlador no desmerece, ni mucho menos, la gran experiencia de juego que ofrece el juego de CornfoxBros.

El desarrollo de la aventura se divide en dos ámbitos diferentes. Los niveles conformados en las diferentes islas y el tiempo que pasamos navegando por el mar entre unas y otras. Podríamos decir que estaremos un 80% en terreno firme y un 20% en el mar, siendo el último un ejercicio puramente anecdótico, divertido y una buena forma de recoger monedas con las que comprar objetos. El grueso nos llegará en forma de rompecabezas, enemigos o mazmorras muy bien diseñadas. El juego tiene un ritmo muy bien marcado y se hace de agradecer que tengamos que volver sobre nuestros pasos a islas que ya habíamos visitado una vez recogemos nuevos objetos. En todas las islas existen un buen número de objetos ocultos, tesoros escondidos y mazmorras invisibles... encontrarlas todas es toda una faena que no todos los jugadores podrán llevar a cabo. Los jefes finales también se llevan su pedacito de gloria, con un diseño chapado a la antigua que nos hace la boca agua. Cada uno tiene sus rutinas y sus puntos débiles, tendremos que buscarlos y hacer pupa.


Visualmente el motor tiene una factura técnica asombrosa. La primera vez que lo ví en movimiento no dejó de recordarme a viejas glorias de Dreamcast, y cuando finalmente pude jugarlo con mis propias manos caí rendido a sus píes. Su nivel de producción es bárbaro, con cantidad de detalles en cada mapeado, enemigo o casa perdida entre las montañas. Es cierto que bebe tan directamente de "Zelda", que por momentos podría asustar. Lejos de ello, recoge el testigo de la aventura de Nintendo y esboza un nivel narrativo propio que te atrapa desde el primer minuto y que resulta tremendamente difícil de soltar. Los únicos elementos algo negativos que podríamos apuntar son las sombras de algunos efectos de iluminación (sobre todo en las antorchas) y un ligero ralentizamiento en el jefe final del juego. Por lo demás, un auténtico cañón. En cuanto a su nivel sonoro hablamos de una experiencia sobresaliente, con algunas melodías que parecen sacadas de cualquier "Final Fantasy". Nobuo Uematsu y Kenji Ito son los encargados de llevar la batuta en está ocasión tan especial y por momentos consiguen que los pelos se pongan de punta. Una gloriosa banda sonora con 30 melodías diferentes. Los efectos sonoros cumplen con notable su cometido, con una gran voz que narra todo los acontecimientos. Una pena que sea en inglés, si bien tenemos todos los textos en pantalla traducidos al castellano.

"Oceanhorn: Monsters of Uncharted Seas" es un juego tan especial y realizado con tanto cariño, que por momentos es capaz de hacer sonrojar al mismísimo "Zelda". Su historia es original, su jugabilidad para pantallas táctiles está realmente pulida y su apartado técnico es digno de cualquier producción de gran envergadura vista en consolas de sobremesa. Completar el juego al 100% te puede llevar cerca de 15 horas y si tienes la suerte de jugar con un controller para iOS 7 podrás disfrutar de una aventura en exclusiva realmente maravillosa. Y es que, juegos de la talla de "Oceanhorn: Monsters of Uncharted Seas" hacen que la plataforma de Apple se convierta, por méritos propios, en un sistema muy a tener en cuenta para todo tipo de jugadores. Un antes y un después y posiblemente el mejor de toda la App Store.

Nota: 10

Descargar Oceanhorn: Monsters of Uncharted Seas App Store



Esta App se ha desarrollado tanto para iPhone como para iPad
  • Actualizado: 06/12/2013
  • Versión: 1.3
  • Tamaño: 170 MB
  • Idiomas: Español, Alemán, Chino simplificado, Francés, Inglés, Italiano, Japonés, Portugués
  • Desarrollador: FDG Mobile Games GbR
  • Temas de horror/miedo poco frecuentes/ocasionales
  • Violencia en dibujos animados o en imágenes fantásticas poco frecuente/ocasional
Compatibilidad: Requiere iOS 5.0 o posterior. Compatible con iPhone, iPad y iPod touch. Esta app está optimizada para iPhone 5.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres un trailer para tus juegos?