miércoles, 10 de septiembre de 2014

Apple Watch, creado para ser ultrapreciso. Programado para nunca dejar de serlo.


Elegir un reloj es algo muy personal. Igual que con la ropa, que te quede bien es tan importante como el diseño. Por eso creamos el Apple Watch pensando en que puedas disfrutarlo día tras día. Y para que sea lo primero que quieras ponerte cada mañana.
Apple se guardaba un secreto durante la keynote de ayer que todos esperábamos desde hacía mucho tiempo. Tras un One More Thing que hacia siempre mágicas las conferencias capitaneadas por Jobs,  el bueno de Tim Cook logro atrapar la atención de todos con un video de presentación genial del nuevo Apple Watch. Hacia tiempo que no se escuchaban tantos aplausos y gente levantada en las butacas en una keynote de Apple. La presentación fue excitante, divertida y espectacular, con una demo de muchas de sus funciones dónde la compañía de la manzana nos volvía dejar claro que sí, que lo han vuelto a hacer... otra vez.

El nuevo Apple Watch viene en dos tamaños diferentes (38 mm y 42 mm) y dos aleaciones especiales (acero inoxidable y aluminio). Gracias a estos materiales, los relojes brillan en diseño y resisten perfectamente el ritmo de vida. Cada reloj viene con varias esferas para elegir: desde diseños tradicionales hasta dibujos animados o sorprendentes esferas educativas. La mayoría son totalmente personalizables, así que les puedes cambiar el color, elegir elementos de diseño y añadirles funciones hasta encontrar la que más te guste (el mercado de esferas personalizadas seguro que se explota muchísimo)

El Apple Watch, sincronizado con el iPhone, verifica constantemente su hora con el estándar mundial empleando la misma precisión que un satélite GPS. Si cambias de zona horaria, el Apple Watch también lo hace. Cuando empieza el horario de verano,  también se encarga de adelantar la hora (lo cuál no es nada nuevo y era evidente viendo lo que hacen los teléfonos). Será capaz de mostrar de un vistazo quién ha contactado contigo y te llama la atención como lo haría esa persona, dándote un toque físico. También emite una serie de sonidos discretos. La sensación es muy sutil y varía según el tipo de notificación (la gente que ya lo ha probado dice que es elegante, robusto y da una gran sensación). 


Podremos enviar y recibir mensajes (y usar emojis animados), usar el altavoz y el micrófono integrados para charlas cortas, o pasar la llamada a nuestro iPhone como si nada para conversaciones más largas (también se puede silenciar simplemente tapando el Apple Watch con la mano).  Siempre estará alerta para avisarte cuando te llega un email, de forma que puedas leerlo, ponerle un indicador, marcarlo como leído o no leído, o moverlo a la papelera. Algunas opciones más curiosas serán el Walkie-Talkie (una simpática alternativa a las llamadas que bien parece un sistema de notas de audio entre amigos), el latido (si pulsas la pantalla con dos dedos, el sensor de frecuencia cardiaca integrado registra el latido de tu corazón y se lo envía a quien tú quieras), el dibujo (puede hacer algo rápido con el dedo y la persona al otro lado verá tu dibujo con una animación y podrá responderte de la misma manera, con un dibujo hecho para ti) y el toque (un sutil y silencioso aviso a la muñeca para que sepan que estás pensando en ellos).
El Apple Watch es un dispositivo de seguimiento de fitness y un avanzadísimo reloj deportivo en uno. Además se puede llevar a todas horas. Es capaz de registrar más tipos de ejercicios porque recoge más datos. Para ello utiliza un acelerómetro que mide tus pasos y movimientos corporales, un sensor de frecuencia cardiaca para calcular la intensidad del ejercicio, y el GPS y el Wi‑Fi de tu iPhone para medir las distancias que recorres. Será capaz de saber si estas sentado, si vas andando o en bicicleta. Cada semana, el Apple Watch te propone un objetivo distinto con el número de calorías que debes quemar al día teniendo en cuenta tus últimos datos. Puedes ponerte tú mismo un objetivo más ambicioso (o menos) según cómo te sientas. El anillo se cierra cuando llegas al objetivo diario.

La App de entrenamiento jugará un papel muy importante, ya que analiza tu historial para sugerirte objetivos a medida. Por ejemplo, si la última vez que saliste a correr aguantaste 30 minutos, esta marca y tu récord personal serán las opciones de inicio rápido. Selecciona una, sube o baja el nivel, o elige otro objetivo basado en la distancia que quieras correr o las calorías que quieras quemar. Durante el entrenamiento, te anima informándote de que ya solo te queda la mitad o de que estás a punto de conseguirlo (ya tenemos aplicaciones que hacen eso como las de Nike que encima se sincronizan con Facebook, así que nada nuevo en este apartado). También te ofrece un resumen detallado de la sesión, para que prepares la siguiente con buenas vibraciones y vayas pensando en nuevas metas. Cuando bates tu mejor marca, el nuevo hijo mimado de Apple le falta tiempo para celebrarlo contigo. Según el resultado obtenido, consigues una insignia especial u otra (como si fueran los logros que conseguimos en las consolas de sobremesa). Así tienes presente lo mucho que has avanzado y te motivas para seguir haciéndolo igual de bien.


El Apple Watch te recuerda que tienes una reunión y te envía las invitaciones del calendario, te indica tu ubicación exacta o lleva tus tarjetas de embarque y entradas de cine en la muñeca. Passbook te avisa si tienes algún descuento o tarjeta de cliente del establecimiento en el que estés. Te permite controlar la cámara iSight de tu iPhone y ver en tu muñeca lo que enfoca tu móvil y manejar el Apple TV y la biblioteca de iTunes de tu Mac o PC. Llevar tu música contigo o emplear el cronómetro, temporizador, alarma y reloj mundial como cualquier otro reloj te dejaría. Ver fotos y usar Siri serán otras posibilidades a tener en cuenta con nuestro juguete favorito. Además, podremos añadir avisos de apps de terceros en tu Apple Watch y responder o interactuar desde la muñeca.


El Apple Watch es un instrumento de una precisión increíble. Un dispositivo con el que podrás consultar tu agenda, estar en contacto con los tuyos y ubicarte en el mapa. Y también es un compañero que te ayuda a cuidar de tu salud y a estar en forma. El Apple Watch no es simplemente otro reloj. Es nuestra idea de cómo debería ser cualquier reloj.
Todavía queda mucho por saber sobre el Apple Watch, como el precio final de cada versión (han confirmado que $349, pero seguro que es la versión básica) y la duración de la batería (seguramente sea lo que más quebraderos de cabeza tenga Ive en la cabeza). Lo que si que tenemos claro es que el próximo 2015 pinta excepcional y que el nuevo dispositivo que ha creado Apple va a dar mucho de que hablar. No se ha limitado a adaptar una versión iOS al reloj, ha reinventado el concepto y lo ha coronado con lo mejor de los relojes y lo mejor de la tecnología. Tendremos tres tipos de Apple Watch diferentes como podéis ver más arriba, con diferentes pantallas para su uso (se dice que el Sports será el más resistente). Incluso tenemos una edición bañada en oro para los más clásicos.

De momento os dejamos todos los vídeos que ha sacado Apple sobre Apple Watch (todos son espectaculares). Nosotros estamos enamorados del reloj desde el primer minuto... que 2015 más prometedor.




0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres un trailer para tus juegos?