miércoles, 10 de diciembre de 2014

Colega, ¿dónde está mi MFi?



Tengo que reconocer que cuando conocí los planes de Apple de dar soporte oficial para gamepad a sus dispositivos iOS mediante el programa de licencias MFi creí ver el futuro de manera bastante clara. Hacía poco que el Apple TV había sido actualizado silenciosamente con una versión modificada del procesador A5, el mismo que utiliza el ya veterano iPad 2, el primer iPad Mini y el iPhone 4S. Eso era suficiente potencia para empezar a mover videojuegos, justita, pero suficiente. Las pequeñas videoconsolas basadas en Android estaban acaparando bastante atención en la prensa, OUYA conseguía una recaudación de casi nueve millones de dólares en su campaña de Kickstarter cuando solo habían pedido cerca de un millón. Incluso parecía que Sony apostaba por este camino creando una versión de PSVita para conectar al televisor.

No hacía falta ser un analista, pensaba yo, para deducir que Apple iba a tardar poco en introducir una sección de aplicaciones para Apple TV en su App Store y que el mando MFi nos daría la capacidad de  disfrutar de los juegos de iOS en la pantalla de nuestro televisor, dando nueva vida a los Apple TV ya instalados en los salones y dando motivos a nuevos compradores para hacerse con uno. Incluso era un primer pasito para que el lanzamiento de ese mítico televisor de Apple del que tanto se rumoreaba en la época tuviese un buen lanzamiento ya acompañado de montones de apps.

Pues no.

Los desarrolladores tienen a día de hoy más bien pocos motivos para incorporar compatibilidad MFi en sus juegos, ni mucho menos pensar en desarrollar un juego cuya principal forma de manejo sea mediante MFi.


Para empezar se nos ofrece con dos perfiles, básico y extendido, con tan poca diferencia entre ellos que resulta un tanto incoherente con la cultura de una empresa siempre alabada por la simplicidad de sus productos. Incoherente como que a los fabricantes con licencia para diseñarlos y elaborarlos se les exija comprar componentes como los botones frontales a proveedores seleccionados por Apple, ya que tienen que cumplir con ciertas condiciones, como ser capaces de diferenciar entre distintos grados de presión y el tacto y la resistencia del botón tiene que ser el mismo sea cual sea el modelo de mando y sea cual sea el fabricante.

Todo eso estaría muy bien y sería coherente con la obsesión por el detalle por Apple si no fuese porque después, para abaratar costes derivados de esta imposición y suponemos que de la generosa licencia que deben abonar, los fabricantes recortan y mucho en el acabado de los dispositivos, algo que no es de recibo cuando el precio a pagar ronda entre los 80 y los 100 euros. La primera hornada dejaba bastante que desear en cuanto a materiales y acabados, aunque parece que hay fabricantes como MOGA cuyos últimos modelos, que todavía no están a la venta, han aprendido de estos errores.

Por último te toca elegir si quieres un mando Bluetooth, que puedes utilizar tanto en iPad como en iPhone pero que presenta cierto lag en algunos juegos, o un mando tipo carcasa en el que introducir tu iPhone y conseguir un auténtico armatoste que parece sacado de un episodio de los Power Ranger. No quiero ni pensar como quedaría una carcasa de ese tipo en un iPhone 6 o iPhone 6 Plus.

Así que en conclusión, el MFi prometía mucho pero no puedo evitar pensar que es un producto al que no se le ha dado el mimo que merecía y con el que se ha desaprovechado un gran potencial. Quién sabe si en algún momento tuve razón y dentro de los muros de Cupertino hubo un Apple TV corriendo algún videojuego emparejado a un mando MFi. Eso sí que habría sido una gran pareja.


2 comentarios:

  1. Hace menos de un mes compre un mfi Moga Rebel, y en general, mi experiencia con el es muy satisfactoria. Si bien es cierto que faltan muchos títulos que deberían ser compatibles, como por ejemplo Modern Combat 5, el catalogo es cada dia mayor. Lo que no he notado en ningun juego compatible es nada de lag, en todos va suave como la seda. Solo queda esperar que los desarrollares se animen y que poco a poco el catalogo crezca mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juegos como por ejemplo Reckless Racing 3 muestran bastante lag, si bien la mayoría suelen funcionar a la perfección. Tiene delito que títulos de compañias grandes como Gameloft no tengan como requisito que todos sus lanzamientos tengan compatibilidad con los mandos MFi. Una pena.

      Eliminar

¿Quieres un trailer para tus juegos?